Entradas populares

viernes, 24 de junio de 2016

SÍNDROME DEL PÁNICO EN LA VISIÓN ESPIRITA



NOTA DE AVISO : Pongo en conocimiento de los amables lectores, 

que este Blog, dejará de editarse a partir de la fecha, por razones técnicas.

   Seguirán funcionando con normalidad los Blogs " INQUIETUDES 

ESPÍRITAS" Y "ALBACETE ESPÍRITA",  los cuales suplirán el presente Blog 
"EL ESPÍRITA ALBACETEÑO".
   
Os doy las gracias por vuestro seguimiento, y espero seguir contando con 

vuestra presencia en los dos Blogs aludidos.

- Jose Luis Martín -



                                                                     *************************
                                  ¿ NOS PROTEGEN ?
¿Por qué la acción de los Espíritus sobre nuestra vida es oculta y por qué, cuando nos protegen, no lo hacen de una manera ostensible? 
- Si contarais con tal apoyo no obraríais por vosotros mismos, y vuestro propio Espíritu no progresaría. Para que pueda él adelantar necesita experiencia y a menudo es preciso que la adquiera a sus expensas. Es menester que emplee sus fuerzas, sin lo cual sería como un niño al que no permiten que camine solo. La acción de los Espíritus que os quieren está siempre bien regulada, de modo de dejaros ejercer vuestro libre albedrío, por cuanto si no tuvierais responsabilidad no avanzaríais en el camino que debe conduciros hacia Dios.* Al no ver el hombre a su sostén, se confía en sus propias fuerzas. No obstante, su guía vela por él, y de tiempo en tiempo le advierte que desconfíe del peligro.


EL LIBRO DE LOS ESPIRITUS
ALLAN KARDEC


                                                *************************



¿Existen las experiencias fuera del cuerpo?.-

Esta clase de experiencias conocidas como Proyecciones astrales    ( PES),    constituyen un fenómeno universal a lo largo de la historia.
Estos casos constituyen  experiencias profundas que afectan a la vida de las personas que las han experimentado, pues siempre les queda una sensación y un recuerdo agradable de la experiencia.
Suceden  a veces en personas  que  en estado de relajación o semidormidos, sienten como abandonan su cuerpo físico del que se alejan, a veces acompañados de una sensación de vértigo,  y  pasan a contemplar el mundo exterior desde una posición totalmente separada e independiente del mismo.  

Han sido experimentadas por algunas personas de modo espontáneo y natural, en cuyo caso esto a veces solo sucede una vez en la vida (a los que les sucede), o en otros casos  es  provocado bajo estado hipnótico  o causado por algún accidente traumático que ha colocado  al sujeto durante un  periodo de tiempo en una situación límite, al borde de la muerte.
Estos fenómenos, que nada tienen que ver con las ensoñaciones experimentadas durante el sueño fisiológico,  se han podido comprobar después en cuanto a su veracidad, porque han descrito  hechos y detalles puntuales sobre lo que han oído, visto y hasta olido en determinado lugar lejano de donde él se encontraba físicamente y  en un momento determinado, aportando  toda clase de datos  o detalles que se han podido verificar después, acreditando y comprobando así su autenticidad. Esto nos lleva a  la única y más lógica explicación posible, de que realmente el sujeto  ha estado allí personalmente  o se ha proyectado mentalmente hasta allí, en el momento comprobado, aun manteniendo  la certeza de que su cuerpo físico se encontraba en otra parte.
       Según relatos de quienes las han experimentado  alguna vez, parece ser que la sensación general durante la proyección astral, es de bienestar y de optimismo. Algunos sujetos, curiosamente  también han descrito a su propio “fantasma” o “cuerpo astral”   como otro cuerpo desde  el que se ven  fuera de su propio cuerpo, y  sobre el que se sintieron flotar  a más o menos altura, quedando unidos  a este  solamente por un delgado cordón  luminoso que les permitió  regresar después como “refundiéndose en él   y  regresando conscientemente  al estado normal.
      Este hecho tiene aspectos interesantes que debemos conocer:  A veces también se ha producido en sujetos que han sufrido “muertes clínicas aparentes ” ( catalepsia), de las que regresan tras un cese completo de su actividad   cerebral, con ausencia de signos vitales como el latido cardíaco, y  dilatación de las pupilas, no habiendo ninguna explicación médica a este hecho.
     También se han dado casos parecidos en  personas  aparentemente muertas por congelación que presentan un profundo letargo y  una gran hipotermia durante su  muerte aparente, sin presentar signo alguno de actividad cerebral, y sin embargo más tarde  recuperan la conciencia y la actividad cuando se vuelven a calentar progresivamente.   
        Todos estos datos nos pueden llevar a la conclusión de que los electro encefalográmas “planos” no constituyen  por si solos una prueba exacta y definitiva de la actividad cerebral, y por tanto de la muerte definitiva, porque puede ser factible que el cerebro se encuentre  a tan bajo nivel de actividad, que esté practicamente inactivo, y que el “ electro” no registre actividad alguna, y sin embargo la persona aparentemente muerta, en realidad aún esté viva y sea susceptible de poder  “volver” a su estado vital  normal.
      La experiencia fuera del cuerpo cuando es provocada  voluntariamente por el propio sujeto, es también conocida como “viaje astral”, y suele ser frecuente entre algunos maestros y  lamas tibetanos e indios durante sus prácticas de meditación o de yoga.
       Las personas que han vivido esta experiencia, realmente guardan un buen recuerdo de la misma, y pierden el temor a la muerte,  aunque no por eso  desean  morir,  pues  como cualquier  persona, también tienen  el fuerte y natural instinto de supervivencia.  Además quienes han vivido esta experiencia de existir conscientemente   fuera de su cuerpo,  suelen experimentar un cambio interno muy positivo en sus vidas.
       Resultan también muy  interesantes los casos de sujetos que han tenido la experiencia de una “muerte clínica” a causa de algún accidente con parada cardíaca momentánea. Algunos quedan en ese estado algunos segundos o minutos, de los que después no son conscientes ni recuerdan nada, porque durante su “muerte aparente”, abandonaron su cuerpo y su cerebro,  perdiendo el sentido del tiempo y el espacio, debido a que estos  parámetros físicos no existen  en la dimensión astral en donde estuvieron  mientras duró la experiencia.
-  Jose Luis Martín-

                                                **********************


“Los hombres saben cada dia más del Cosmos y cada día menos de sí mismos”

                                             - Anthony de Mello –

                                                         ***************************************


   
     Caracteres de la ley natural 

. ¿Qué se debe entender por la ley natural? 

- La ley natural es la ley de Dios. Es la única verdadera para la felicidad del hombre. Le indica lo que debe hacer o no hacer, y sólo es desdichado porque de ella se aparta. 

*. ¿Es eterna la ley de Dios? 

- Es eterna e inmutable, como Dios mismo.

. ¿Ha podido Dios prescribir a los hombres, en una época lo que les hubiera prohibido en otra? 

Dios no puede equivocarse. Son los hombres los que están obligados a cambiar sus leyes, por ser ellas imperfectas. Pero las leyes de Dios son perfectas. La armonía que rige al universo material y al universo moral está basada sobre las leyes que Dios estableció de toda eternidad. 

EL LIBRO DE LOS ESPIRITUS.
ALLAN KARDEC

                                                       **************************



El espíritu
Su llegada al más allá

Inmensas caravanas de emigrantes de la Tierra, llegan al Más Allá, sin solución de continuidad.
Procedentes de los más variados rincones del Orbe, llevan impreso en el espíritu, las señales vigorosas que reflejan los últimos instantes transcurridos en el vehículo celular.
Llevan consigo el equipaje  de los hechos acumulados durante su tránsito por el mundo de las expresiones físicas. La desencarnación no modificó sus hábitos ni costumbres; no les otorgó títulos ni conquistas, no les quito meritos ni realizaciones. Cada uno se presenta  tal cual vivió. No existe el milagro de la transformación
El deseo de la muerte es muy profundo cuando perdemos a un ser muy querido, la vida sin él, nos resulta imposible, y la primera opción es para muchos partir con él. Es el deseo interno de querer morir para   volver a encontrarse con el amor  en las regiones de la Espiritualidad.
Con el corazón oprimido, inclinados hacia el ser que nos deja, , vemos extinguirse lentamente sobre sus facciones  la sombra del más allá. La lumbre interior solo lanza ya  pálidos y temblorosos resplandores; cada vez es más débil, y luego se extingue… Todos nos hemos preguntado alguna vez, sobre este misterio que es la muerte. Es un problema que a todos nos interesa, ya que en todos ha de cumplirse la ley. Nos interesa saber, si en esta hora, todo se ha terminado; si la muerte no es más que un taciturno reposo en el aniquilamiento o, por el contrario, es la entrada en otra esfera de sensaciones.
Por todas partes se levantan problemas, en todas partes el sufrimiento reina como un soberano; por todas partes  el aguijón de la necesidad y del dolor estimula al movimiento desenfrenado, al vaivén terrible de la vida y de la muerte. La muerte es el signo de interrogación colocado siempre ante nosotros; la primea pregunta  a la cual suceden  innumerables preguntas y cuyo examen ha hecho la preocupación, la desesperación de las edades, la razón de ser de una multitud de sistemas filosóficos.
Llorar a los muertos es hacerles sufrir, ya que la muerte no existe, a pesar del concepto  que tengan los materialistas  y muchos religiosos… Morir es renacer, volver el espíritu a su verdadera patria, que es la espiritual.  ¿Por qué entregarnos a la desesperación  o al desconsuelo, si los que suponemos muertos  están vivos?
La ausencia del ser querido es la que nos suele torturar, a veces no existe en el ser la duda de que sigue viviendo. Pues lo que sentimos es la de su presencia a nuestro lado.
Y este es el gran equivoco, la ausencia que nos falta es la del cuerpo, pues el Espíritu que ama  jamás se aparta de los que han quedado en la retaguardia, mientras se lo permitan sus nuevas posibilidades. Y cuando pueden  intentan, comunicarse…
En las practicas  espiritas orientadas  según las enseñanzas de Kardec, los Espíritus se comunican sin ninguna evocación individual y siempre nos convocan a la meditación en torno a las responsabilidades que nos correspondan, reprendiéndonos con mansedumbre, guiándonos con sabiduría y hermanándose a nosotros  gracias a la experiencia que tienen, tras haber vencido  la jornada  en la densa organización corporal. Al testificar  la continuidad de la vida, comprueban que la justicia divina no falla y que concede a cada uno  lo que es merecedor, según como se haya conducido cuando estaba encarnado. Reaparecen con las características de la personalidad que les hemos conocido y se hacen identificar a la saciedad para que nos tranquilicemos, a fin de darnos coraje  para enfrentar nuestros necesarios embates.
Es el Evangelio el que nos da exuberantes demostraciones de la inmortalidad y de la comunicabilidad de los pseudomuertos. Toda la Biblia está salpicada de constantes noticias de la comunicación entre los dos planos de la vida.: el físico y el espiritual, expresándose de las más  variadas maneras: visiones, sueños, profecías, obsesiones, curas espirituales, bilocaciones, apariciones materializaciones, desmaterializaciones, intervenciones, etc.  Referida como un don por el Apóstol Pablo, la mediúmnidad está siempre presente en las páginas del Libro de los Libros, como un puente de luz entre los hombres encarnados y los Espíritu.
Como una luz penetrante, la revelación de la vida más allá de la tumba es un incentivo y un consuelo para los que de la Tierra solamente conocen pruebas, dolores muy agudos, limitaciones y amarguras, y una bendición superior para los que dan amor al prójimo, sacrificándose por el bien general y practican la renuncia  y la dedicación a su prójimo.
Son inherentes al hombre   las posibilidades  de los ideales superiores y sublimes, las aspiraciones mayores  y el tener el rostro vuelto  hacia las legítimas realidades espirituales.
 Nadie muere, la muerte es una ilusión de nuestros débiles sentidos, y de los  muy pobres códigos conque pretendemos  descifrar los designios divinos  no consiguen traducir l magnitud de las excelsas leyes de la vida.
Siendo  la muerte un nuevo nacimiento  hace que los verdaderos amores, lejos de distanciarse ante la realidad del despertar espiritual, se estrechen aun más y se transformen en lazos de una incomparable belleza y en promesas de una luz insuperable y continúan palpitando los nobles sentimientos que se mantenían en la jornada vencida.
Una vez que los tejidos se disgregan en el lodo del sepulcro y el espíritu liberado asciende si supo avanzar en las tareas elevadas, sin las amarras coercitivas de la retaguardia.
Al principio, todo parece fascinante y deslumbrante. Es como una esfera de sueño y un país de encantamiento. Sin embargo, transcurridas las primeras horas y pasada la ligera turbación, se es atendido por dedicados amigos que han precedido y se empieza a comprender, a discernir y a establecerse, casi feliz, en la nueva realidad. Podríamos compararlo, como el que se despierta después de haber sufrido una operación quirúrgica, poco a poco se integra  en la Comunidad en la que se encuentre.
Todo lo que poseemos es un préstamo de la vida. Todos poseemos  más fuerza y coraje de lo que suponemos. Las potencialidades del hombre  se desarrollan en la lucha. Además, con los espíritus Amigos, aprendemos, que  todos los dolores  y frustraciones  nos pertenecen por adquisición del pasado  y que podemos libertarnos  de los mismos en el presente o en el futuro.
No conseguimos  entender las grandezas de nuestro Padre. En el Cielo  hay parajes, nidos de belleza, donde el espíritu ya supero las formas  y los límites  de la cárcel pegajosa de la carne, allí resplandecen el amor y la vida.
¿Por qué pensar solo apenas  en la encarnación transitoria, sin tener en cuenta  las expresiones del infinito? En el barro de la coyuntura actual  y en las altas temperaturas  del sufrimiento purificador, construyamos el indestructible castillo  de las venturas venideras.  Tengamos en mente que la Eternidad es el tiempo que es: ni pasado, ni futuro, y por lo tanto insistamos en la perpetua elaboración de lo correcto y de lo éticamente perfecto. Las aflicciones de ahora  se transformaran en tranquilidad para siempre  y el amor cantará su definitiva balada a los oídos de nuestra dichosa alegría.
El alma una vez que termina su etapa reencarnacionista, continúa creciendo en amor y conocimiento, fuera de las vibraciones de la Tierra, en otros planos evolutivos.
Se evoluciona por etapas. En una Encarnación adquirimos la corona de la cultura, en otra la palma del amor.  Son muy raros los que consiguen adquirir sabiduría y bondad, cultura  de la inteligencia y cultura del amor de en una sola vez.  Al conocimiento recogido en etapas anteriores y en la memoria, lo que no sucede con la cultura sin bondad.
El hombre sabio, sin amor, puede tornarse un monstruo. Al desencarnar, notará  que habrá cultivado el cerebro, pero tendrá el corazón vacio, y deberá entonces iniciar una gran jornada  recorriendo la senda estrecha del sufrimiento, sin el conocimiento, en las expiaciones purificadoras.
El amor, en todas partes es el alma del Universo manifestación de Dios.
Aun los espíritus  condenados a trabajos forzados, inveterados perseguidores de la paz de muchos otros espíritus - seres infelices que solo esparcen  la desdicha que poseen – no están privados del auxilio divino otorgado por los abnegados mensajeros que velan por ellos, los asisten y amparan.
En cualquier lugar e incesantemente, la devoción de los buenos, refleja la paternal providencias Divina.
Morir, lejos de significar  un descanso en las mansiones celestiales  o expurgar sin remisión en las zonas infernales, es pura y simplemente, comenzar a vivir…
La muerte a todos nos espera, y la vida es la gran respuesta a todos los enigmas.
Ya se ha escrito y hablado mucho sobre la vida más allá de la muerte, más es necesario repetir, divulgar, acostumbrar  al hombre a las cuestiones espirituales.
En los tiempos actuales, el mensaje consolador y claro de las “Voces del Cielo” tiene régimen de urgencia y ante las perspectivas atrayentes del futuro con Jesús, se formulan votos de paz  con excusas sinceras hacia aquellos Espíritus valerosos, perspicaces y estudiosos, que ciertamente, no encontraran en la tierra lo que necesitan  para sedimentación de la cultura  y ampliación del conocimiento.
La vida en el más allá prosigue sin grandes modificaciones, ofreciendo a cada alma  en el crisol evolutivo, las bendiciones o puniciones  a que se ha hecho acreedora.
Están los atormentados por el sexo que continúan ansiosos. Esclavos del placer que prosiguen inquietos.
Compañeros de la ilusión  que permanecen engañados.
Aficionados a la mentira que se enloquecen  bajo la impresión de imágenes desordenadas.
Amigos de la ignorancia que caminan perturbados.
Solamente las almas esclarecidas y experimentadas en la batalla redentora, marchan en plena libertad, disfrutando de la dadiva de la esperanza entre sonrías y realizaciones.
Allí se verifica el verdadero sentido de la fe. En vez de ser la aceptación pasiva de la creencia religiosa, es por sobre todas las cosas, un programa de ascensión y renovación interior.
La conducción de la claridad pura del Cristianismo en la mente y en el corazón, es una elevada concesión del Cielo que nadie quebrantará impunemente.
Para el hombre común, la felicidad se resume en el problema de la posesión. Generalmente se piensa que la felicidad es ser dueño de algunas monedas o esclavo de algunos millones. Muchos son los que anhelan el goce  que la posesión del dinero puede comprar. Otros se tranquilizan con lo que la posesión ya le dio. Sin embargo, se ha constatado, que los que poseen riquezas no son felices. La felicidad  no es una consecuencia  de lo que se tiene  o deja de tener. Es una construcción intima  que depende de nuestra actitud de encarar lo que tenemos o lo que dejamos de tener. Muchas veces, quien posee algo, queda dominado por lo que tiene, así como los otros que nada tienen, se tornan esclavos de ese “no tener nada”
El hombre cuando desencarna es cuando comprende las palabras de Jesús cuando nos hablo de la “pureza de corazón” enseñándonos  a adquirir  los tesoros inalienables del espíritu, con los cuales el hombre es feliz.
La vida espiritual es muy semejante a la corporal, a pesar de que la vida del encarnado no es semejante a la del más allá. Sin embargo, en el mundo de la erraticidad, el Espíritu puede adquirir  elucidaciones y enseñanzas  que no puede desdeñar, considerando el valor  de que son portadores.  Mientras marchamos por la carne, no disponemos  de los cuidados  especiales necesarios a la observación de los hechos, situándolos en su lugar correspondiente como beneficios celestiales a nuestros espíritus ansiosos de evolución. Es común que modifiquemos los conceptos de los mensajes que nos son dirigidos transfiriéndolos para el prójimo y jamás aceptándolo como rumbo cierto para nosotros mismos. Sin embargo, en la vida espirita eso no es posible, porque estando despiertos a la verdad y sedientos de ella, buscamos en cada acontecimiento o narración, aparentemente sin importancia lo que nos pueda ser útil, de manera  de poder apaciguar  los conflictos íntimos y disminuir las aflicciones del arrepentimiento.
Desde la cuna al sepulcro, marchamos bajo la tutela del Señor, asistidos por abnegados desencarnados que no desfallecen en sus deberes de guiarnos por el rumbo ennoblecedor. Aquí, es la inspiración que nos llega ampliando el horizonte de nuestra alma, obligándonos a introducirnos en el sendero de las indagaciones fascinantes, levantando velos, aclarando conflictos, descifrando problemas, ofreciendo directivas. Allí, es la naturaleza vestida de luz: arroyos, ríos y mares, flores y pájaros, vetustos arboles y pequeños vegetales, animales e insectos  que existen en todas partes, alboradas y crepúsculos, sol y lluvia, minerales de diversos valores  que las ambiciones humanas, hijas del egoísmo y del orgullo convirtieron en preciosos  y vulgares, encendiendo el fuego de la posesión, por los cuales tantos se empeñan y luchan por obtener… Más allá, es el dolor – mensajero de la verdad, benefactor anónimo  e incomprendido – la voz del sufrimiento, invitando a la continencia  y al equilibrio, advirtiéndonos con relación al desgaste de la valiosa maquina física; el dolor moral, llamándonos a la meditación  y al análisis de las acciones; el dolor espiritual, manifestado en ausencias, frustraciones emocionales, agonías y soledad del alma, hablándonos en forma intuitiva sobre  el mal uso de la libertad, aprisionando la mente  en evocaciones dolorosas, que a pesar de esbozarse apenas en la tela mental, marcan los sentimientos con señales  angustiosas; el dolor  nostalgia y otros tantos dolores… todos perseverantes, llamándonos la atención, advirtiéndonos.
Muchas almas cuando están al otro lado, se sumergen en los recuerdos, meditando seriamente sobre sus acciones en la tierra, y reparan en que el arrepentimiento es un gran colaborador para la paz interior, pero cuando solo nos ofrece la oportunidad del trabajo gracias al cual se opera nuestra renovación. Abatirse bajo  el peso del fardo de lo que está “hecho”, es desperdiciar la feliz oportunidad del resarcimiento. Hemos de tratar de resurgir íntimamente  del “túmulo de las cosas muertas”.
Todos tenemos en el pasado, labores para reparar y caminos interrumpidos en la marcha evolutiva, que aun debemos vencer. El tiempo, ese amigo silencioso y confiado, nos enseña a no apresurarnos, para no sufrir el peligro de cansarnos y detenernos nuevamente, aunque también nos elucida con relación al estancamiento por las probabilidades que involucra criar raíces… Viajero incansable, él representa nuestras mejores y más caras esperanzas. Para nuestros espíritus endeudados, el tiempo, ligado al trabajo, es un tesoro que no podemos desdeñar, y a parte de ello, tenemos también la oración, ese tónico reconfortante que nos da coraje y que siendo de tan gran importancia, no sabemos valorizar.
Con el tiempo, tenemos la oportunidad.
Con el trabajo, conseguimos el aprovechamiento de la oportunidad.
Y con la oración, santificamos la ocasión y la acción.
Todos los que atraviesan el océano físico, se dan cuenta de cuan difíciles son los primeros tiempos después de la indumentaria carnal que nos vistió durante largos años, continua envolviéndonos y reteniéndonos en el laberinto cruel de la evocaciones y sensaciones habituales.
La reencarnación, casi siempre, representa,  una inmersión en las aguas oscuras y peligrosas del mar del olvido. La gran mayoría de las almas vuelven a la carne como criminales en el exilio, para que dentro de ese olvido, logren considerar las actitudes mezquinas e infelices, rectificando pensamientos y aprendiendo a respetar la vida en el contacto con el dolor.
El dolor físico desanuda químicamente  los lazos que encadenan al Espíritu en la carne; le aparta los fluidos groseros que le envuelven – aun después de la muerte – y le retienen en las regiones inferiores.
No maldigamos el dolor; solo el nos arranca  de la indiferencia, de la voluptuosidad. Esculpe nuestra alma, le da su forma más pura, su más perfecta belleza.
Estas enseñanzas nos hacen perder el carácter espantoso a la muerte; la dejan reducida a una transformación necesaria, a una renovación. En realidad, nada muere. La muerte no es más que aparente. Solo la forma exterior cambia; es el principio de la vida –el alma- continua en su unidad permanente, indestructible. Se recobra más allá de la tumba, ella y su cuerpo fluídico, en la plenitud de sus facultades, con todas sus adquisiciones, luces, aspiraciones, virtudes, potencias, con las que nos enriquecemos en las existencias terrenales. He aquí los bienes imperecederos del que nos habla el Evangelio cuando nos dice: “Ni los gusanos ni el moho corroen, y los ladrones no pueden arrebatárnoslos.” Estas son las únicas riquezas que nos es posible llevar con nosotros y utilizar en la vida del porvenir.
La muerte y la reencarnación – esta que la sigue a aquella en un tiempo dado – son dos formas esenciales del progreso. Al romper  las costumbres estrechas que habíamos contraído, nos restituyen a otro medio diferente; dan a nuestro pensamiento un nuevo ímpetu: nos obligan a adaptar  el Espíritu a las mil fases del orden social universal.
Cuando llega el atardecer de la vida; cuando nuestra existencia, semejante a la página de un libro, va a volverse para dejar su puesto a una página en blanco, a una página nueva, el bueno pasa revista a sus actos.
El cuerpo humano, vestimenta de carne, despojo miserable, vuelve al laboratorio de la Naturaleza; pero el Espíritu, después de haber realizadosu obra, se lanza a una vida más avanzada, hacia esa vida espiritual que sucede  a la existencia corporal como el día sucede a la noche, y separa cada una de nuestras encarnaciones.
La muerte es la gran reveladora. En las horas de padecimiento, cuando la sombra se hace a nuestro alrededor, algunas veces nos hemos preguntado: ¿por qué naci? ¿por qué no me quede en la profunda noche, allá donde no se siente,  donde no se sufre, donde se duerme el eterno sueño? Y en esas horas de dudas, de ahogo, de angustia, una voz suena en nuestro interior que nos dice:
Sufre para engrandecerte y purificarte. Sabe que tu destino es grande. Esta fría tierra no será tu sepulcro. Los mundos que brillan en la superficie de los cielos son tus moradas del porvenir, la herencia que Dios  reserva a sus hijos. Eres por tanto un ciudadano del Universo; perteneces a los siglos futuros como a los siglos pasados, y en la hora presente  preparas tu elevación. Soporta, pues, con calma  los males elegidos por ti mismo. Siembra en el dolor  y en las lágrimas la semilla que brotará en tus próximas vidas; siembra también para los demás, como otros han sembrado para ti. Espíritu inmortal, avanza con paso firme por el sendero escarpado hacia las alturas desde donde el porvenir se te mostrará sin velo. La ascensión es ruda, y el sudor inundará con frecuencia tu rostro; pero, por la cima, veras asomarse la luz, verás brillar en el horizonte el sol de la verdad y de la justicia…
La voz que  nos habla así es la de los muertos, la de las almas amadas que nos han precedido en la región de la verdadera vida, que muy lejos de dormir bajo las losas, velan por nosotros. Desde el fondo de lo invisible nos contemplan y nos sonríen. ¡Adorable y Divino misterio! Se comunican con nosotros. Nos dicen: Basta de dudas estériles; trabajad y amad, ¡Un día, cuando hayáis cumplido vuestra tarea, la muerte nos reunirá!
Por la voz de los Espíritus, la voz de los muertos se ha hecho oir. La verdad ha salido de nuevo de la sombra, más bella y más esplendorosa que nunca. La voz ha dicho: muere para renacer, renace para engrandecerte y elévate con la lucha y el sufrimiento. Y la muerte no es ya una causa de espanto, , pues detrás de ella vemos a la resurrección. Así, ha nacido el Espiritismo. A la vez ciencia experimental, filosofía y moral, que nos proporciona un concepto general del mundo y de la vida basado en la razón y en el estudio de los hechos y de las causas, concepto más vasto, más esclarecido y más completo que cuantos les han precedido.
Las voces de nuestros hermanos mayores, nos dicen que recordemos que la vida es corta. Y que mientras dure debemos esforzarnos  en adquirir lo que venimos a buscar, que es el verdadero perfeccionamiento. Luchando con valor contra las viles pasiones, y de vemos hacerlo con el Espíritu y el corazón, corrigiendo nuestros defectos, suavizando el carácter y fortificando la voluntad. ¡ que el pensamientos se  aparte de las vulgaridades terrenales y se abra orientado hacia el cielo luminoso!
Recordando que todo lo que es material es efímero. Las generaciones pasan como las olas del mar; los imperios se derrumban, los mundos mismos desaparecen y los soles se apagan; todo pasa y se desvanece. Pero hay tres cosas que resplandecen por encima del espejismo de las glorias humanas, que son: la Sabiduría, la Virtud y el Amor. ¿Conquistarlas con nuestros esfuerzos, y cuando las hayamos conseguido, nos elevaremos por encima de lo pasajero y transitorio, para empezar a gozar de lo que es eterno!

Trabajo realizado por Merchita, extraído del libro “Más Allá de la muerte” de Divaldo Pereira Franco y del libro “Después de la muerte” de León Denis

                                                                    **********************************




SÍNDROME DEL PÁNICO EN LA VISIÓN ESPIRITA

Entrevista al Dr. Jaider Rodríguez de Paulo

¿Qué es el síndrome del Pánico?
RespuestaEs una vivencia generalmente abrupta sin motivos aparentes que lleva al individuo a un estado de pavor, miedo a morir  y 
de enloquecer, es como un sentimiento de extrañeza y variados síntomas orgánicos  tales como taquicardia, sudor, malestar, boca seca,  falta de aire y otros.

¿Cuáles son los síntomas profilácticos de ese síntoma?
Respuesta: toda y cualquier actitud saludable ante la vida.
 ¿Cuáles son las causas del síndrome del pánico? ¿Orgánicas - genéticas o espirituales (obsesivas)?
Respuesta: la ciencia oficial aun no tiene una causa definida y clara para este síndrome.

Somos del parecer por estudios que ya hicimos que el núcleo central 
del síndrome del pánico está en la reencarnación traslucida, cuando el 
individuo  tuvo una muerte violenta y prematura, por un accidente o 
suicidio.  En las regresiones de la  memoria que sometimos a algunos 
clientes con ese síndrome  encontramos en todos una muerte 
traumática. La dificultad  en despojarse del cuerpo físico muerto, 
sintiendo las consecuencias de su descomposición, fija en el 
periespiritu de las personas aquellas impresiones desagradables que el 
cuerpo físico de la siguiente reencarnación, no consigue apagar. De una 
manera general hemos observado que personas que tienen  síndrome 
del pánico tiene miedo del cementerio y no les gusta frecuentar 
velatorios, o sea, evitan inconscientemente aquellos locales donde 
sufrieron mucho.  En cuanto a la parte genética, existe la posibilidad de 
transmisión autosomática dominante con depresión parcial del gen del cromosoma.

¿Cómo podemos vivir en harmonía con alguien que sufre de ese síndrome?
 Respuesta: Primero entendiendo que se trata de una persona enferma necesitando de comprensión y apoyo. Segundo, auxiliándolo en su 
tratamiento especializado.

¿En la práctica del día a día  como podemos ayudar a un compañero que posee síndrome de pánico?
 Respuesta: Procurando entender su sufrimiento y haciendo a el lo que a usted le gustaría que fuese hecho con usted, como por ejemplo, 
evitando exigencias criticas que ella hace sin darse cuenta.


¿Sensación de miedo al futuro, ansiedad, atontamiento creando inseguridad, sensación de falta de aire, son posibles  síntomas del síndrome de pánico? ¿El síndrome  del pánico puede ser confundido con la aproximación de energías extrañas  a la nuestra?
 Respuesta: No, son más parecidos con crisis de ansiedad. Con energías extrañas si, principalmente  si la persona fuera médium.
 
¿Nos gustaría saber si la obsesión es siempre la causa de este síndrome, y si debemos tomar remedios controlados para amenizar las crisis  ya que estas vician y afectan al periespiritu, y también sobre la terapia de regresión si es tal vez el camino para la cura?

Respuesta: Primero hay un engaño en la afirmación. Síndrome del 
pánico no tiene a nuestro ver  como causa la obsesión. Eso es vicio de 
interpretación de espiritas mal informados que afirman  que todo lo 
que un individuo siente en nivel mental  o es obsesión o mediúmnidad. 

Eso revela desconocimiento de las obras de Kardec. Un proceso 
obsesivo agrava  un cuadro del síndrome del pánico, más eso no quiere 
decir que sea la etología de la misma. Quien tiene síndrome de pánico 
necesita de tratamiento especializado. En cuanto al hecho de los 
medicamentos afectar  al periespiritu, eso es una verdad solamente si 
el individuo usa el medicamento de manera abusiva  y no procura hacer 
nada que venga a modificar sus actitudes ante la vida. La regresión de 
la memoria puede ser muy útil para el paciente portador de ese 
síndrome.

Actualmente estoy  quedando con la lengua, los brazos y las piernas dormidas, sin contar con la sensación de pérdida de conciencia y sensación de falencia. Ya realice varios exámenes  y fui a diversos especialistas, todos me dicen que estoy con síndrome  de pánico. Estoy disconforme, pues además de no tener miedo a salir de casa y estar con las personas (lo cual es un síntoma) esas crisis aparecen en los momentos de mayor relajamiento. Tengo la impresión de que esa sensación tiene influencia espiritual. Pregunto: ¿es posible asociar esos síntomas  con la cuestión espiritual?

Respuesta: Creemos que si, aunque falte aun  un análisis más detallado para sospechar del síndrome del pánico.


09. ¿Como lidiar con este síndrome con un hijo adulto y espirita(índice)

RespuestaPor ser espirita su hijo tiene más recursos  para 
lidiar  con la enfermedad aunque tenga necesidades  de tratamiento médico. Los recursos espiritas ayudan a amenizar las influencias espirituales lo que puede aliviar mucho la sobrecarga sobre el paciente. Sin embargo repetimos  que el necesita  de tratamiento especializado. Usted puede incentivarlo  a procurar tales ayudas.

¿El síndrome del pánico puede padecerlo alguien que mora en una ciudad tranquila  del interior?

Respuesta: Perfectamente.

 ¿El síndrome del pánico no debería ser tratado como obsesión? ¿Por qué espiritas se refugian en la medicina cuando no quieren enfrentar la causa espiritual primaria de muchas enfermedades?

Respuesta: No porque no es simplemente una obsesión. Se trata de una nosología médica con tratamiento médico. 

Querer tratar problemas  psicológicos  y orgánicos solamente con 

recursos espirituales es no aceptar la realidad  y muchas veces 

refugiarse  en la doctrina espirita para no aceptar que se está enfermo. 

Al revés también ocurre como usted está diciendo. Hay muchos 

espiritas  que se refugian en consultorios  médicos  cuando en la 

realidad deberían asumir sus necesidades espirituales.

¿Dónde podría tener algún esclarecimiento sobre el tema?
 Respuesta: De entre muchas revistas médicas  y libros que hablan sobre el asunto, existe un libro con el título de “pánico” de Mario Eduardo Costa Pereira muy bueno.

¿Hasta qué punto la mente  influencia en el comportamiento del individuo y lo ayuda a conquistar lo que desea, tanto como espiritual o materialmente?
 Respuesta: la mente está en la base de todos los fenómenos. Una 
voluntad firme determinada es capaz de realizar prodigios muchas 
veces inimaginables por nosotros. Como decía Einstein es preciso creer 
para ver.

¿Cuándo recordamos, sintiendo miedo que no se sabe de qué, un vacío a pesar de tener innumerables actividades, eso es síndrome de pánico?
 Respuesta: No. Es bien probable que sean vivencias obsesivas o 
amonestaciones hechas por mentores  orientándonos de que estamos 
fuera del camino programado.


¿Cómo diferenciar el síndrome de pánico de una influenciación, de una aproximación de alguna entidad espiritual?
 Respuesta: El síndrome de pánico presenta síntomas caracteristico aunque, algunos puedan confundirse  con una influencia espiritual. una influencia de tamaña proporción ya está en las rayas de la obsesión y esta presenta otras características. Las pesadillas  persecutorias con despertar en la madrugada con miedo, insomnio por  miedo a dormir, 
irritabilidades constantes, crisis de ansiedad sin otros síntomas 
físicos, cambios de humor  constantemente, ideas exquisitas 
invadiendo la mente del individuo, aversiones sin justificación, 
pensamientos suicidas y otros casi siempre están presentes en las 
obsesiones.

¿Ocupar nuestro tiempo con actividades útiles, alegres, participativas auxilian al tratamiento de personas que tienen síndrome de pánico?
 Respuesta: Mucho, porque  elevan el padrón mental de la persona, haciéndola vibrar  en una octava por encima de ella, dificultando las 
incursiones  inconscientes de la mente en los dramas pasados que a 
nuestro ver son las verdaderas causas del síndrome del pánico.

¿ cómo se analiza la cuestión del miedo venido de experiencias en esa existencia  que minaron la confianza  de la persona (ex…sufrir actos de violencia física o mental, accidentes etc.) ¿Cuál es el camino mejor para deshacerse de ese miedo?

Respuesta: Esas experiencias traumáticas muchas veces tornan al individuo más sensible y acostumbran a despertar dificultades ocultas 
que hasta entonces estaban sobre control en su campo mental. En esos 
casos lo bueno sería procurar un profesional competente que ayudase a 
la persona  a desensibilizarse de esos traumas. Existen técnicas de 
tratamiento para eso. 

¿Qué hacer cuando percibo que la “crisis” está comenzando… el corazón pasa de 220 latidos por minutos… tengo miedo de tener un ataque al corazón (el cardiólogo dijo que no tengo nada de corazón) Yo comienzo a orar, pido ayuda, más parece que no consigo evitar… estoy recibiendo pases y agua fluidificada.

RespuestaNormalmente es eso lo que acontece. Las personas dicen: 
rezo, rezo, rezo y no mejoro voy al centro, tomo pases y agua 
fluidificada y nada. ¿Será que Dios se olvidó de mi? Su cuestión viene a 
reafirmar  lo que estamos diciendo: el paciente  con síndrome de pánico 
necesita de tratamiento especializado, además de la ayuda espiritual.

Me sentí mal y fui diagnosticada síndrome de pánico. Soy espirita  y quedé  con una interrogación: oí decir que tiene que ver con la falta de fe, más no me considero sin ella. ¿Es correcto esto?

Respuesta: Las mayores dificultades que tenemos en la vida realmente es por la falta de fe. Más en el caso del síndrome de pánico  esto no es proveniente  de la falta de fe propiamente dicho.

¿Tiene el síndrome del pánico algún papel punitivo o educativo en la encarnación?
 Respuesta: Punitivo no porque Dios no pune a sus hijos que erran porque son ignorantes. Esa idea de punición son resquicios de ideas religiosas de la “psicología del infierno”. Educativas si. Pues todo sufrimiento cuando es bien entendido tiende a llevar concienciación a la persona.

¿Una persona que tenía un problema tipo celo obsesivo, puede tener síndrome  del pánico?

Respuesta: Puede que si, más no veo ligación directa entre ellos. 

Tengo una formación espirita desde niña, leo libros espiritas, participo de reuniones semanales  y hago el Evangelio en el hogar. Aun mismo así  no consigo librarme del síndrome de pánico, tomo regularmente Rivotril, dos veces al día y las veces que intente de dejar de tomarme sentí pésima. Todo comenzó después del nacimiento de mi hija, hoy tiene diez años. La sensación que tengo es que alguna catástrofe está por acontecer, a todo instante  más principalmente por la noche  y en ambientes cerrados. Tengo mucho miedo de que algo me acontezca, pues, aun mismo creyendo en la vida en otro plano, no quiero que mi hija sufra mi falta aun tan joven, no quiero verla sufrir. Actualmente he sufrido mucho, pues mi marido está sin empleo  ya aviso que iba a dimitir funcionarios, pues está siendo adquirida por otras. No me siento bien, aun mismo con los remedios, vivo con miedo, recuerdo durante la noche y quedo pensando cómo voy a sustentar a mi hija. Algunas veces tengo deseos de morir, más al mismo tiempo no quiero que esto acontezca pues quiero criar a mi hija, dirigirla en la vida. estoy sufriendo mucho. ¿Qué es lo que en el espiritismo me puede ayudar a vencer el pánico?
 Respuesta: Su caso a nuestro ver se trata de un trastorno de ansiedad generalizado, complicado por las vicisitudes de la vida. no me parece 
estar ante un caso de Síndrome de Pánico característico. Usted 
necesita  de hacer el tratamiento de este trastorno y trabajar más en 
su fe en el creador. Más allá de eso, en el momento actual por el cual 
pasamos, todos necesitamos buscar en nuestra fe, la fuerza necesaria 
para vencer esas dificultades que asolan a nuestro país.

¿Quiero saber cómo debo actuar en medio de tanto estrés, para evitar tenerla, y mejor, como auxiliar a alguien que esté comenzando a tenerla o hasta ya esté en un grado  poco más adelantada la enfermedad?

Respuesta: Haciendo un análisis de cómo está usted administrando su vida. Lo que realmente  es necesario y lo que está  de superfluo 
ocupando el espacio de lo vital para usted. Nosotros muchas veces 
sufrimos innecesariamente por no saber lo que queremos de la vida. 

Necesitamos priorizar en nuestra vida lo que es realmente necesario. 

Lea el libro “merezca ser feliz” la va ayudar mucho, espero.

¿Debe tomar medicación la persona que sufre pánico? A mi forma de ver se trata solamente de obsesión.

Respuesta: ya fue respondida esta pregunta en otra parte. (cuestión 4 y 11)

 Mi hija presentó ese problema algunos años atrás. Los médicos se demoraron  mucho para diagnosticar: tuvieron que hacer muchos exámenes. En fin, ella quedó siete días ingresada. Hizo tratamiento alopático y solo me gustaría saber  si hay posibilidad de volver  el problema  y en qué situación?

Respuesta: Generalmente son los psiquiatras o cardiólogos los que 
hacen el diagnostico con más facilidad, pues es grande la frecuencia  
en sus clínicas de tales pacientes. Junto con el tratamiento alopático 
(siempre es necesario) se debe buscar la psicoterapia y también los 
tratamientos complementarios. La ayuda espiritual es muy beneficiosa. 

Lecturas saludables, el hábito de la oración, deporte, diversiones sanas 
son muy importantes para mantener la mente de la persona siempre en 
un nivel superior, pues el pesimismo  el vicio de mentalizar el lado 
negativo de la vida pueden ser factores desencadenante de las crisis. 

 Soy casada hace 12 años y tengo un hijo de 6 años. He sufrido a lo largo de siete años entre periodo de depresión y otro, y hoy fui diagnosticado que tengo la fibromialgia, que es un disturbio neurológico, al síndrome del pánico. Hace unos días es aun más intenso mi pavor y aversión al mundo externo. ¿Me gustaría saber porque este síndrome se instala y si hay cura?

RespuestaLa causa como ya dijimos anteriormente, es desconocida por la ciencia. Existen varias hipótesis, más ninguno por si responde  todas 
las cuestiones. Es muy común la depresión, fibromialgia y síndrome del 
pánico estar presente  en una misma persona. Al final de estas 
cuestiones nuestro punto de vista sobre el síndrome del pánico.

¿Cómo ayudar a una persona con esos síntomas fuera de un centro espirita? La terapia de regresión a vidas pasadas no incurre en riesgos para el paciente (si Dios  nos dio la bendición de la amnesia parcial, será beneficioso recordar ciertas vivencias?

Respuesta: Se aconseja procurar un médico en primer lugar. Después  la orientación  de una revisión de cómo ha vivido. Procurar vincularse a 
un trabajo voluntario a favor de alguien y no olvidar buscar el hábito de 
la oración. En cuanto al hecho  de la regresión de la memoria  a vidas 
pasadas, acostumbra a ser muy útil en el tratamiento de estas 
personas. El olvido del pasado es realmente una bendición, más no 
impide  que busquemos recursos para la solución de nuestros 
problemas hoy. Nuestro “EU” superior solo permitirá  venir a la 
consciencia aquellos hechos que nuestro psiquismo de superficie  ya 
soporta elaborar. La mente tiene sus mecanismos  de defensa, que 
protegen la integridad psíquica. Cuando Emmanuel desaconseja 
investigar el pasado, afirma eso en las cuestiones de curiosidad  y no 
para el tratamiento. Para el tratamiento somos del parecer que es 
válido desde que sea hecho por un profesional competente.

¿Cómo el miedo y la soledad influencian en el proceso del síndrome de pánico?
 Respuesta: El miedo cuando es en grado superlativo, es el peor sentimiento que una persona puede sentir. El síndrome de pánico es un 
miedo extremo, que desencadena varios síntomas en la persona. El es 
para nosotros la puerta de entrada al síndrome del pánico.


Mi madre tuvo síndrome de pánico después de la desencarnación de mi padre (ella quedó enferma 15 años y en ese tiempo ella se dedico solamente a su dolencia). Con el síndrome de pánico, ella varias veces fue al hospital con la tensión alta y después de varias crisis, fue constatada la enfermedad. Ella hoy está mucho mejor, más continua tomando los medicamentos.  En la misma época que ella comenzó el tratamiento, ella  volvió  a los trabajos en el centro. No sabemos si la mejora fue debido a los trabajos en el centro o a la medicación. ¿Si ella deja la medicación el síndrome puede volver? Ella no quiere estar tomando tantos medicamentos.

Respuesta: somos del parecer que fueron las dos cosas  las que redundaron en la mejora. Es bueno que ella procure  a su médico y 
conversé con él en la posibilidad de reducir la medicación y observar 
como ella se irá sintiendo.
 
Observación del entrevistado (índice)
El síndrome del pánico  para nuestra experiencia tiene como causa probable una muerte 
traumática en una reencarnación próxima pasada. Generalmente por suicidio. En el libro 
Memorias de un Suicida. Camilo Castelo Branco describe con rara felicidad los principales 
síntomas  encontrados en tal síndrome. La dificultad en despojarse del cuerpo vital  como en 
una desencarne abrupto provocado directa o indirectamente por el propio  individuo es lo que 
nuestro ver responde por todo cortejo de sensaciones extrañas  que la persona siente. De una 
manera general varios síntomas son confundidos con este síndrome. Ansiedad, palpitación, 
malestar  y otros por si solo  nos autoriza  a dar este diagnostico. La sensación de des 
realización, despersonalización, modo de enloquecer o de muerte  eminente con la angustia de 
que nadie puede ayudar, son para nosotros los principales síntomas de ese síndrome. Los 
pacientes en regresión de memoria  cuando acceden  a estos momentos, nos revelan esos 
sentimientos. La dificultad en desencarnar (no de morir) es lo que trae ese sufrimiento. La 
muerte puede ser de varias maneras: suicidio, infarto, guerra, variados traumas, más es la 
dificultad en  desprenderse  del cuerpo y quedar preso al doble estérico cuando el cuerpo ya 
está muerto cuando es el gran problema. Al reencarnar, el nuevo cuerpo no es capaz de apartar 
las sensaciones violentas del pasado y por resonancia  con vivencias actuales, puede abrirse una 
ventana  al pasado y esas sensaciones  pueden materializarse en la vida actual. El momento de 
la muerte como el del nacimiento es muy importante para todos nosotros.

Traducido al español por: M. C. R

                                                   ***************************

NOTA DE AVISO : Pongo en conocimiento de los amables lectores, 

que este Blog, dejará de editarse a partir de la fecha, por razones técnicas.

   Seguirán funcionando con normalidad los Blogs " INQUIETUDES 

ESPÍRITAS" Y "ALBACETE ESPÍRITA",  los cuales suplirán el presente Blg 

"EL ESPÍRITA ALBACETEÑO".
   
Os doy las gracias por vuestro seguimiento, y espero seguir contando con 

vuestra presencia en los dos Blogs aludidos.

- Jose Luis Martín -


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada