Entradas populares

martes, 31 de mayo de 2016

Responsabilidad




                                   ¿Eutanasia? ¡No por favor!
El cerebro de un hombre se reconectó espontáneamente después de 20 años 
Terry Wallis sufrió un accidente automovilístico a los 19 años que lo dejó en estado de semiconciencia. Su cerebro reconectó los circuitos y despertó hace tres años, según publicó el " 
Journal of Clinical Investigation ". No recuerda nada de las últimas dos décadas, por lo que cree que Ronald Reagan es todavía presidente de EE.UU.

Un hombre de 42 años que estuvo mínimamente consciente durante los últimos 20 años ha recuperado su capacidad de habla y de movimiento , después que su cerebro espontáneamente reconectó sus circuitos, según publicó el " Journal of Clinical Investigation " de EEUU. 

El estudio divulgado esta semana por la publicación señala que el cerebro de Terry Wallis reconectó sus circuitos , ya que generó nuevas conexiones nerviosas, pequeñas, que sustituyeron a las dañadas. 

El hombre había perdido la conexión cerebral en un accidente automovilístico cuando tenía 19 años y permaneció durante las últimas dos décadas en un estado de semiconsciencia. 

Wallis es la primera persona en los Estados Unidos que se recupera por sus propios medios de una lesión cerebral severa. Todavía necesita ayuda para comer y no puede caminar , pero su capacidad de habla continúa mejorando. 

La recuperación de Wallis se produjo hace tres años en forma repentina, pero los médicos advirtieron que no puede esperarse un fenómeno similar en personas en estado vegetativo permanente, como el caso de Terri Schiavo, la mujer que falleció el año pasado luego de un largo debate sobre el tema de la eutanasia. 

Wallis no recuerda nada de lo ocurrido durante las últimas dos décadas , que estuvo en estado de semiconciencia. Sin embargo, tiene un vivo recuerdo de su vida antes de la lesión . "Piensa todavía que Ronald Reagan es el presidente", indicó el padre de Wallis, Jerry, y añadió que hasta no hace mucho tiempo, su hijo insistía en que tenía 20 años. 

Según James Bernat, neurólogo del Centro Médico de New Hampshire que conoce el caso, las "fibras de las células estaban dañadas, pero las células en si mismas no". Las células nerviosas que no están muertas pueden volver a generar conexiones, aseguró Bernat. 
(Fuente: EFE y AP)


                                                      *********************


             Encarnación de los espíritus 

. El Espiritismo nos enseña la manera en que se opera la unión entre el espíritu y el cuerpo 
en la encarnación. 
Por su esencia espiritual, el espíritu es un ser indefinido y abstracto que no puede ejercer una acción directa sobre la materia. Necesitaba, pues, de un intermediario, y este intermediario es la envoltura fluídica que, en cierta forma, es parte integrante del espíritu y oficia de eslabón. Esta envoltura es semimaterial, porque debe a la materia su origen y a la espiritualidad su naturaleza etérea. Como toda materia, es extraída del fluido cósmico universal, sufriendo en esta circunstancia una modificación especial. Esta envoltura, llamada periespíritu, transforma al espíritu en un ser concreto, definible y comprensible para el pensamiento; lo faculta para actuar sobre la materia tangible, al igual que todos los fluidos imponderables, que son los motores más poderosos. 
   El fluido periespiritual es el lazo que une al espíritu con la materia. Durante su unión con el cuerpo, oficia de vehículo del pensamiento, transmitiendo el movimiento a las diferentes partes del organismo que actúan bajo la influencia de la voluntad y haciendo repercutir en el espíritu las sensaciones producidas por los agentes exteriores. Los nervios sirven de hilos conductores, así como en el telégrafo el hilo metálico conduce al fluido eléctrico. 

*. Cuando un espíritu debe encarnar en un cuerpo humano en vías de formación, un lazo fluídico, mera extensión de su periespíritu, lo une al germen hacia el cual se siente atraído por una fuerza irresistible, desde el momento mismo de la concepción. A medida que el germen se desarrolla, la unión se intensifica. Y es bajo la influencia del principio vital material del germen que el periespíritu, poseedor de ciertas propiedades de la materia, se une, molécula a molécula, al cuerpo en formación: podríamos decir que el espíritu, por intermedio del periespíritu, crea raíces en ese germen como una planta lo hace en la tierra. Cuando el germen está enteramente desarrollado la unión es completa, siendo ese el momento en que el espíritu resurge ante la vida exterior

EL GÉNESIS
ALLAN KARDEC

                                          ************************

          (LIBERANDO PREOCUPACIONES)

                                       Saludo matinal 

 Queridos amigos, hola buenos días, todos tenemos preocupaciones, cosas que corren más o menos prisa por resolver, que se pueden dejar por un tiempo aplazadas, hasta esperar un tiempo para solucionarlas, pero son inevitables, forman parte de nuestro día a día, no salen de nuestro interior, algunas nos torturan hasta el punto de volverse obsesivas, por ser de difícil solución. Es un merito muy grande para el Espíritu, que sabe inhibirse de ellas, no darle nada más que la importancia justa, en su momento, Jesús se preocupa aun de nosotros, aun no nos purificamos, seguimos siendo su obra a conquistar. Por eso aun “Espera por nosotros”, mientras tanto, confía en el tiempo, ese que más o menos largo, nos permitirá poder ir a donde El está para poder conducirnos hasta el Padre, que es Su obra primordial. Las personas tenemos una capacidad de atención limitada, si bien es cierto que podemos atender a varias cosas que nos interesan o nos preocupan. Por eso, mantenerse con alguna ocupación agradable evitará que nuestra atención esté centrada por entero en los asuntos que nos preocupan. Sin darnos cuenta, somos nosotros quienes arruinamos nuestra vida diaria, preocupándonos innecesariamente por situaciones que no podemos controlar y que generalmente nunca suceden. Por poner un ejemplo, todo buen padre se preocupa por el futuro de su hijo, hace en su mente y en sus sueños un croquis de lo que desea para su descendiente, y lo inclina hacia esos objetivos, que nada tiene que ver, con el proyecto divino, que todos traemos para desarrollar a lo largo de la existencia, y cuando somos mayores, vemos cuanto sufrimos en balde, porque nuestro hijo, creció y siguió su camino, que nada se parece al que nosotros ideamos para él. Cuando la preocupación se vuelve un hábito, vivimos en un constante estado de tensión que afecta nuestra manera de percibir a las personas y al mundo que nos rodea, sin que nos demos cuenta de ello. Nos enfocamos con mayor frecuencia en el aspecto negativo y le damos mayor importancia a las consecuencias que nos pueden perjudicar. Vivimos con cierto temor inconsciente y no reconocemos, en nosotros mismos, la claridad y fuerza necesarias para enfocarnos en los aspectos necesarios para lograr nuestras metas o resolver los problemas. Deja a un lado las preocupaciones y te sorprenderás de la belleza del cielo, del color de las flores, del frescor de la brisa y de la generosidad del sol. Te sentirás parte de la creación, y la vida empezará a tener sentido. La mayor riqueza es saber apreciar lo que tenemos y lo que somos. 
     Pensar en lo que los demás están haciendo puede darte dolor de cabeza. En lugar de ello, piensa en lo que tienes que hacer. Hazlo, y verás cómo te sientes. Nadie en realidad te produce intranquilidad. Tú eres tu propio amigo o tu propio enemigo. Son tus limitaciones, debilidades, expectativas y hábitos negativos los que te roban la paz y te hacen sufrir. 
     Si alguien está haciendo algo erróneo, en lugar de perder tu paz y dejar que la mente se queje, pregúntate: "¿Qué puedo hacer yo para beneficiar a esa persona?"Una de las principales razones por la que hay tanto miedo en nuestra sociedad es que pasamos la mayor parte del tiempo escuchando noticias negativas sobre violencia y conflictos. Proponte cambiar de tema y hablar de lo que la vida te ofrece. Es necesario crear esperanzas y entusiasmo en el futuro y una visión más positiva de la realidad del presente. De esta forma promovemos la paz. 
     La humanidad es como un árbol, cada ser humano está conectado con la Semilla y pertenece al mismo árbol. La belleza del árbol es que tiene diferentes ramas y en cada una innumerables hojas. Cada individuo también es diferente y tiene su propio papel. Piensa en lo que tenemos en común y apreciarás a cada ser humano. Esta es una clave para permanecer en paz. Hay que restar importancia a los pensamientos que se imponen una y otra vez e intentar no realizar la conducta que sigue a dichos pensamientos. La solución no es algo sencillo y requiere mucho tiempo. Es posible que incluso tras el tratamiento adecuado, la persona tenga que seguir poniendo en práctica las estrategias que ha aprendido para que el problema no vuelva a aparecer. Ante los imposibles, dejemos todo en las manos de Dios, y hagamos nuestra parte, sin olvidar de que: “Dios escribe derecho en renglones torcidos” Amigos os deseo un feliz martes, deseo pediros disculpas, por no poder enviar algunos días mis mensajes como suele ser habitual, estos días sabéis que surgen muchos contratiempos, visitas, compras, cuidados especiales, en fin siempre que pueda y Dios me lo permita, mi trabajo en pos de la Doctrina Espirita, y de mis compañeros son primordiales, espero que tengáis un buen día, que Dios nos bendiga a todos. Merchita.

                                              ******************

                       

                         RESPONSABILIDAD
Miramez.

EL Espíritu, al reencarnar, olvida el pasado por bendición de Dios. Traería gran confusión para el alma el recordar, cuando en la carne, recordara sus innumerables existencias, de antaño. El Espíritu olvida para que pueda, en la nueva existencia, crear condiciones  para restablecer sus fuerzas espirituales. No en tanto, la conciencia profunda le va avisando, a través de la intuición,  todo  lo que pasó en los variados caminos recorridos. Son recuerdos suaves, más ciertos, en el sentido de que el alma no  pierda el posicionamiento de su conducta. Eso acontece, tambien, a quienes siguen religiones que niegan la reencarnación, pues la ley de Dios es universal.
Aun mismo que se esté negando la existencia de Dios, El, el Magnánimo Señor, no deja de amparar a Su hijo.  Todos tenemos intuiciones acerca de todas las leyes espirituales. El mundo consciente es demasiado pequeño para acumular tantos recuerdos  del pasado, más eso se hace presente cuando es necesario. La voluntad de Dios es siempre  hecha en toda Su casa.
Los recuerdos asoman a nuestra mente constantemente, en variadas formas, dándonos seguridad de lo que pasamos. ¿Cuántas veces  podemos observar  hermanos que se dicen materialistas, tumbados en una cama,  sufriendo grandes pruebas  pacientemente, sin blasfemar, sin reclamar, recibiendo las lecciones del dolor con provecho? Eso es prueba de la conciencia, de que está registrado en el pasado. Es la intuición de el escribiendo en su libro interno las verdades espirituales. Muchos otros, aun mismo en el lecho del dolor,  comienzan a reconocer la continuación  de la vivida y la existencia de Dios.
La justicia no nos deja de responder por aquello que hicimos. Por la vida que se lleva en la Tierra, se tiene una vaga recordación de lo que se fue en el pasado; por los sentimientos del presente, se adivina lo que fue hecho de las oportunidades que fueron ofrecidas. En esas meditaciones, se puede evaluar los reparos que deben ser hechos en el presente, los cuales  no se deben retardar, por ser llamado de la espiritualidad mayor,  por los canales de la conciencia en Cristo. Esperar más es permitir  el atraso de la felicidad en nuestra vida.
Todos conocen el bien y el mal. Antes mismo de usar el primer cuerpo, en la Tierra o en otros mundos, el Espíritu es adiestrado teóricamente en todas las leyes para, después, como encarnado, después, como encarnado, pasar  a vivir; por todo lo que pasamos, somos los responsables, y son procesos de evolución  el despertamiento del alma. No hay lecciones sin provecho.
 Ciertamente que no habría merito alguno si nos acordásemos de todos los hechos del pasado, de todas las causas que nos colocaron en el estado en el que nos encontramos  actualmente, o, entonces, si tuviésemos a nuestra disposición un guía  espiritual que nos dijese:
“Haga eso o aquello”  y nos impidiese usar cierta libertad que tenemos. Los guías espirituales existen e influencian en nuestra vida más de lo que pensamos, sin embargo ellos no   obstaculizan la libertad del aprendiz; nos rodean de todos los cuidados posibles, más dejando a el lo que el mismo debe hacer en su propio beneficio.  Alguien hasta pueden traer un vaso de agua hasta nuestra boca, más nosotros somos los que hemos de beberla; pueden darnos comida, más nosotros  es que tenemos que masticarla y engullirla. Ciertas  decisiones  siguen el mismo orden antes referido; es  nuestro  campo de conquista  individual.
Somos rodeados de toda asistencia, en todo que el  Señor hayo conveniente ampararnos, no en tanto, nuestra parte, esa hemos de hacerla. No tenemos cuando estamos en la carne, recuerdos exactos de lo  que hicimos en el pasado, mas, en el silencio vibracional, ellos están presentes para  decirnos lo que hicimos. Mismo que no queramos oírlos, esos recuerdos nos invaden y nos hablan de manera que todos entendemos, reconociendo la verdad. Todos somos responsables, por lo que hacemos, y por lo que debemos hacer de ahora en adelante. Veamos lo que debe ser hecho de ahí en adelante.
Libro: Filosofía Espírita – Volumen VIII
Miramez / João Nunes Maia.

                                                  *************************





.

.