Entradas populares

miércoles, 25 de mayo de 2016

LOS FLUIDOS


¿ Todos los karmas se manifiestan de igual modo ?

          Todos los actos,  buenos o malos, según sean,  pueden crear un efecto de  carácter Acumulado  o Pendiente  desde otra existencia anterior;  también puede ser  Maduro, lo que  supone a grandes rasgos el destino del Ser humano en la  vida,  y asimismo puede ser  Incipiente, o sea, en sus inicios, que es cuando las consecuencias se originan  a partir de  acciones  actuales y cuyos frutos  se recogerán en el futuro, ya sea  dentro de la vida  presente o en otras futuras. Estos  karmas a su vez,  poseen  el aspecto de la  Retribución   y el de la Continuación.
          Por  el de Retribución  cosechamos unos efectos de la misma clase que lo que anteriormente se sembró como causa de esa cosecha, y por el de Continuación, la acción que lo generó perdura  y mantiene sus efectos en el tiempo, y estos se manifiestan a lo largo de varias existencias humanas ; por ejemplo si la acción ha sido negativa en contra de la ley del Amor, los efectos negativos perdurarán durante las vidas humanas necesarias hasta que el Ser repare  voluntariamente  esa acción, bien  por medio del Amor o si no por el camino del dolor. En su aspecto positivo permite que los esfuerzos por conquistar valores, no se pierdan estos con la muerte, sino que perduren  formando parte del patrimonio espiritual del Ser.
      La manifestación de  la Ley de Consecuencias puede  aplazarse  o postergarse durante una o varias vidas  por diversos motivos, para luego aparecer después en  alguna existencia posterior.  Incluso a nivel físico, por el aspecto Continuativo aún pueden persistir a  lo largo de los tiempos algunos rasgos o defectos físicos que se tuvieron  en una vida anterior, y que se mantendrán mientras dure la deuda kármica.
          Por  su  aspecto de Retribución los actos  positivos o negativos, son retribuidos o castigados de modo proporcional y adecuado al bien o al daño causados.  Su efecto es el comparado al funcionamiento de  un  boomerang, o sea que  una vez lanzada  la causa,el efecto  regresa a  quien la lanzó.
A su vez, dentro del aspecto Retributivo del  karma existe  el efecto Organísmico, por el que aparecen dolencias y enfermedades sobre los mismos órganos físicos de los que se abusó en  alguna vida anterior; por ejemplo cuando alguien  nace con el  hígado delicado o enfermo porque en alguna vida anterior castigó este órgano con excesos de alcohol, etc.   Otro efecto es el Simbólico; por ejemplo cuando alguien   “se hizo el sordo” ante peticiones o súplicas de los demás  durante  una vida anterior,  y como consecuencia,  en otra  vida  posterior  nació como persona  con defectos de audición.
Todos estos son ejemplos de lo que puede ser, pero no deseo indicar  en absoluto que todos los sordos de nacimiento lo sean por este motivo, ni que  los enfermos de nacimiento lo sean por algo similar;  como ya he explicado, muchas veces  no se trata de deudas kármicas sino que se trata de Seres que aceptan su enfermedad o disminución física o psíquica,  no como una expiación, sino como una prueba para superarse a sí mismo y  ayudar a los que les rodean en la vida.
     Las consecuencias de esta ley pueden  ser  emocionales o  físicas.  Las primeras  se manifiestan en forma de incompatibilidad mental con las demás personas : Neurosis, depresión, paranoia ,etc. . Las físicas  se manifiestan  físicamente  tal como, por ejemplo, se presentan  en  algunos casos de sordera, reuma, ceguera, etc.

-  Jose Luis Martín -

                                                  **********************


“El Karma de la crueldad es el más terrible de todos”.
                                                      -Krishnamurti-

                               ******************

MISIONES ESPECIALES DE LOS HOMBRES EN LA TIERRA.

575 – Las ocupaciones vulgares antes nos parecen deberes que misiones propiamente dichas. La misión según el sentido que se le da a esta palabra, tiene una característica menos exclusiva y sobre todo menos personal. Desde este punto de vista, ¿cómo se puede reconocer que un hombre tiene una misión real en la Tierra?
– Por las grandes cosas que realiza, por el progreso al que conduce a sus semejantes.


576 – Los hombres que tienen una misión importante ¿están predestinados a ella antes de su nacimiento y la conocen?
– Algunas veces, sí; pero, con frecuencia, la ignoran. Al venir a la Tierra, tienen un objetivo vago; su misión se diseña después de su nacimiento y según las circunstancias. Dios los impele hacia el camino por donde han de cumplir sus designios.


577 – Cuándo un hombre hace algo útil, ¿es siempre en virtud de una misión anterior y predestinada, o puede recibir una misión imprevista?
– Todo lo que el hombre hace no es el resultado de una misión predestinada. Con frecuencia, es el instrumento del que se sirve un Espíritu para ejecutar una cosa que cree útil. Por ejemplo, un Espíritu juzga que sería bueno escribir un libro que el mismo escribiría si estuviese encarnado; toma el escritor más apto para comprender su pensamiento y ejecutarlo, y le da la idea y lo dirige en la ejecución.
Así, este hombre no vino a la Tierra con la misión de hacer esta obra. Lo mismo puede decirse de ciertos trabajos artísticos o descubrimientos. Preciso es decir también que durante el sueño del cuerpo, el Espíritu encarnado se comunica directamente con el
Espíritu errante y se entienden sobre la ejecución.


578 – ¿El Espíritu puede por culpa suya faltar a su misión?
– Sí; cuando no es un Espíritu superior.
– ¿Qué consecuencias le resultan de ello?
– Será necesario comenzar de nuevo la tarea: ese es su castigo; además, sufrirá las consecuencias del mal que haya causado.


579 – Puesto que el Espíritu recibe su misión de Dios, ¿cómo puede Dios confiar una misión importante y de interés general a un Espíritu que podría fallar en ella?
– ¿No sabe Dios si su general alcanzará la victoria o será vencido? Estad seguros que lo sabe, y sus planes, cuando son importantes, no son confiados a aquellos que han de abandonar la obra en medio del trabajo. Toda la cuestión se reduce para vosotros al conocimiento del futuro, que Dios posee, pero que no os es dado.


580 – El Espíritu que se encarna para cumplir una misión, ¿tiene la misma aprehensión que el que lo hace como prueba?
– No; porque tiene experiencia.


581 – Los hombres que son las lumbreras del género humano,que lo ilustran con su genio, tienen en realidad una misión; pero entre ellos los hay que se engañan y que al lado de grandes verdades propagan grandes errores. ¿Cómo debe considerarse su misión?
– Como engañados por sí mismos. Son inferiores a la tarea que han emprendido. Entretanto, es preciso tener en cuenta las circunstancias; los hombres de genio deben hablar según los tiempos, y tal enseñanza que parece erróneo o pueril en una época avanzada, podía ser suficiente para su siglo.


582 – ¿Puede considerarse la paternidad como una misión?
– Sin duda es una misión y al mismo tiempo un deber muy grande que compromete para el porvenir la responsabilidad más de lo que el hombre se imagina. Dios ha puesto al hijo bajo la tutela de los padres para que estos le guíen en el camino del bien, y facilitó su tarea dándole una organización frágil y delicada que le hace accesible a todas las impresiones. Pero hay padres que se ocupan más de enderezar los árboles de su jardín y hacerlos producir muchos y buenos frutos, que enderezar el carácter de su hijo. Si éste sucumbe por su falta, cargarán la pena y los sufrimientos del hijo en la vida futura recaerán sobre ellos, porque no hicieron lo que dependía de ellos para su adelanto en el camino del bien.


583 – Si un niño es malo, a pesar de los desvelos de sus padre,¿son responsables éstos?
– No; pero mientras más malas sean las disposiciones del niño y más pesada la tarea, mayor será el mérito si consiguen desviarlo del mal camino.
– Si un niño resulta un buen sujeto, a pesar de la negligencia o los malos ejemplos de los padres, ¿obtienen éstos algún provecho?
– Dios es justo.


584 – ¿Cuál puede ser la naturaleza de la misión de un conquistador que sólo tiene como meta satisfacer su ambición y que para lograr su objetivo, no retrocede ante ninguna de las calamidades que arrastra en pos de sí?
– Con frecuencia, no es más que un instrumento de que se sirve Dios para el cumplimiento de sus designios, y esas calamidades son a veces un medio de hacer avanzar a un pueblo más deprisa.
– El que es instrumento de esas calamidades pasajeras es extraño al bien que puede resultar de ellas, puesto que sólo un objetivo personal se había propuesto; no obstante, ¿aprovechará algo de ese bien?
– Cada uno es recompensado según sus obras, el bien que ha querido hacer y la rectitud de sus intenciones.

Los Espíritus encarnados tienen ocupaciones inherentes a su existencia corporal. En estado errante o de desmaterialización, esas ocupaciones son proporcionales a su grado de progreso.
Unos recorren los mundos, se instruyen y se preparan para una nueva encarnación. Otros más adelantados se ocupan del progreso, dirigiendo los acontecimientos y sugiriendo pensamientos propicios; asisten a los hombres de genio que concurren al adelanto de la Humanidad.
Otros se encarnan con una misión de progreso.
Otros toman bajo su tutela a los individuos, familias, colectividades,ciudades y los pueblos de los que son ángeles guardianes, genios protectores y Espíritus familiares.
Otros, en fin, presiden los fenómenos de la naturaleza, cuyos agentes directos son.
Los Espíritus vulgares se mezclan en nuestras ocupaciones y diversiones.
Los Espíritus impuros o imperfectos esperan, entre sufrimientos y angustias, el momento en que a Dios le plazca proporcionarles los medios de avanzar. Si hacen el mal, es por despecho del bien que no pueden aún gozar.

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS. ALLAN KARDEC.

                                          *************************

                                         
         
   DEL SALVAJE AL GENIO.

La capacidad intelectiva y volitiva de ciertos personajes de la historia, que han sido considerados genios o superhombres, no es una gracia recibida de la Divinidad, ni producto de la casualidad o herencia.
Como fue expuesto al tratar la génesis del espíritu, éste contiene (en potencia, en estado latente) las facultades cualitativas de la Divinidad Creadora, cuyo desarrollo le asemejará a ELLA.
Toda criatura, sin excepción, es igual ante Dios, aun cuando esto no guste a los soberbios y orgullosos. Las diferencias, son distintos grados evolutivos, son el resultado del tiempo y el esfuerzo. El salvaje es un espíritu joven, mientras que el superhombre es el espíritu viejo, que pasó también por esa fase del salvaje.
Así pues, la distancia que separa al genio del salvaje es, el tiempo. El genio de hoy, es el salvaje del ayer que, en el devenir de los milenios, ha ido desarrollando sus facultades a través de la lucha y del esfuerzo.
El esfuerzo, por medio del cual el Ser triunfa y se engrandece, es la puesta en acción de esa energía mental, que existe en todo individuo, en mayor o menor grado, según su desarrollo, y que le lleva a las realizaciones.
A medida que el espíritu va desarrollando las facultades de la Mente en cada vida, éstas le capacitan para mayores realizaciones en la siguiente. O sea que, en cada nueva existencia, el Espíritu lleva consigo el desarrollo y adquisición, tanto de la Mente como del Alma, que haya adquirido en sus existencias anteriores; así como también las taras morales e imperfecciones del carácter que no haya superado aún. Y en cada nueva existencia,siempre va adquiriendo algo de bueno:conocimientos, experiencias, bondad, etc.; y despojándose de algo malo: egoísmo, vanidad, orgullo, sensualismo, etc.; todo lo cual compone el proceso evolutivo del Espíritu.
En todo individuo existen dos fuerzas, digamos, dos naturalezas: una superior que empuja al Espíritu hacia arriba, hacia las realizaciones, hacia el progreso; y otra inferior, humana, que tiende hacia abajo, a la molicie, al «dolce far niente» y al sensualismo.
La primera, es una fuerza positiva que nos conduce hacia la cima, hacia destinos cada vez más altos, nos hace avanzar hacia lo bello, hacia el bien y la felicidad. Es la Ley de Evolución que presiona al Espíritu a ascender para progresar y avanzar hacia la meta.
La segunda, es fuerza negativa, que arrastra al individuo hacia las simas y le retarda su progreso.
En la lucha de estas dos fuerzas, siempre hay una vencedora: la más fuerte.
En las primeras fases de la etapa humana, en la cual priman los instintos, el Espíritu, fuerza positiva, pero débil aún, es vencido. No obstante, la Ley de Evolución, que es una ley sabia, conduce al Espíritu a través de las múltiples vidas humanas que, con sus obstáculos, dificultades y vicisitudes de todo género, va desarrollando sus facultades intelectuales y volitivas, creciendo, fortaleciéndose, y a través del dolor, sensibilizando su alma para percibir la belleza y sentir el amor.
A medida que el Espíritu va fortaleciéndose en la lucha bienhechora y desarrollando sus facultades, VA ANIMANDO PERSONALIDADES CADA VEZ MAS DESTACADAS.
El aprendizaje en cada vida, le sirve para las siguientes. Y una tras otra, a través de las múltiples experiencias, se capacita y se engrandece para manifestarse en nuevas y destacadas personalidades que llamamos genios.
Venimos recorriendo desde largas edades, diversas escalas del progreso eterno, y seguiremos ascendiendo empujados por la Ley Universal de Evolución. Siempre hay un trayecto descubierto de evolución que aguarda y atrae. A medida que avanzamos en el camino del progreso, el panorama se amplía en belleza y grandiosidad, que nos fascina y nos atrae.
En el pasado, hemos sido como los salvajes que pueblan los continentes atrasados. Lo peor de nuestro trayecto en el camino hacia la meta suprema: perfección y felicidad, ya lo hemos recorrido. Queda atrás, en la noche de los tiempos. En el porvenir, mediante la firme determinación de progresar y el esfuerzo, podremos elevarnos a la altura de los espíritus gigantes, de genios inmortales, que, cual faros luminosos, alumbran la marcha de la humanidad.
Y así, de vez en cuando encarnan en nuestro mundo los genios, y vemos que surgen personajes geniales, que son espíritus muy evolucionados, en misión de progreso de las ciencias, artes, ideas, moral; de acuerdo con el plan de las esferas siderales, para el progreso y adelanto de nuestra humanidad.
Dolorosamente, muy pocas veces nuestra humanidad facilita el cumplimiento de su misión, y en las más de las veces se dificulta, especialmente en el campo de las ideas, por las fuerzas retrógradas encastilladas en sus convencionalismos y cargadas de orgullo.
Como bien dice el escritor Máximo Sar: «Es un hecho indiscutible que la petulancia y la soberbia se adueña del espíritu, impidiendo su apertura a la luz de las nuevas ideas. El genio, dotado de una excepcional capacidad de percepción y de visión futura, ilumina meridianamente una parcela del conocimiento humano, que permanecía en la oscuridad, y sin embargo, los detentores de la ciencia oficial (y otros más), atrincherados en sus torres de marfil, se niegan estúpidamente a ver lo que tienen ante sus ojos. ¿Por qué?... Porque carecen de la más mínima dosis de humildad y se consideran por encima de todo y de todos...».
- Sebastian de Arauco - 
                                
                                           *****************
                    
             LOS FLUIDOS
                  
Es raro que en las diversas charlas o conferencias Espíritas, no se mencione la palabra "fluidos", y probablemente varias veces, quedándose los asistentes con la sensación de que es algo abstracto, algo que se dice para designar alguna cosa sin poder determinarla. 
Hoy vamos a intentar de manera sencilla conocer los fluidos, viéndolo como algo real y necesario. 
De la palabra fluido, normalmente entendemos que son los líquidos y gases. La base no conocida de la materia, la cual puede presentarse en cuatro formas: pastosa, liquida, gaseosa y radiante. 
Para el entendimiento espírita es mucho más, es todo lo que conlleva la materia, de la más pesada a la más etérea, variando en una multitud de formas, a fin de atender todas las necesidades físicas, químicas e inclusive, vitales de aquella.

Entonces podríamos decir que no es sólo lo que vemos moverse en forma de liquido y gas, mas es la esencia o composición de esos líquidos y gases, y de todas las materias, inclusive aquellas aún inapreciable a nuestros instrumentos físicos o psíquicos.

En el Libro de los Espíritus, en la cuestión 22, pregunta Kardec: 

P- Generalmente se define la materia: lo que tiene extensión, lo que impresiona nuestros sentidos y lo impenetrable; ¿son exactas estas definiciones? 
R- Desde vuestro punto de vista son exactas porque habláis únicamente respecto de lo que conocéis; pero la materia existe en estados que os son desconocidos; puede ser tan etérea que ninguna impresión produzca a vuestros sentidos, y sin embargo continúa siendo materia, aunque no lo sería para vosotros. 

El fluido Universal o cósmico es el principio de los cuerpos ponderables y de los fluidos imponderables. Todo lo que conocemos por materia son transformaciones y variaciones del fluido universal. 
Por ejemplo, el oxígeno, el nitrato, el carbono son modificaciones del mismo fluido. Así como el fluido eléctrico, magnético y vital etc. 


El fluido primitivo libre de cualquier modificación, es el punto opuesto de la materia tangible. El fluido universal sería considerado como el verdadero "átomo principio", el protoplasma de la materia sólida, liquida y gaseosa. 

André Luiz, en el libro Evolución en Dos Mundos, nos dice: "… El fluido Cósmico Universal es el plasma divino, aliento del Creador o fuerza nerviosa del Todo sabio. En ese elemento vibran y viven constelaciones y soles, mundos y seres como peces en el océano." 

Nos dice en el mismo libro, "... que el fluido Cósmico es de naturaleza electromagnética. " Podríamos preguntarnos ¿pero de dónde viene esa fuerza electromagnética tan amplia, tan esencial en la organización del Universo, de los seres y de las cosas? 

Salvador Gentile nos dice, en el libro Pase Magnético, "... Dios es la fuente primera de toda la vida y es de la irradiación de su campo magnético que se forma el campo magnético fundamental, donde hemos estado todos sumergidos y que mantiene la cohesión, la armonía y la vida efectiva de todos los astros que componen el Universo infinito." Y es aquí donde se puede entender las palabras de Pablo de Tarso, en Hechos 17:28, cuando dice que en Dios nos movemos y existimos. En ese campo magnético fundamental, las Galaxias que en él están sumergidas, generan su propio campo magnético secundario, donde están presas las Constelaciones que se mueven a su alrededor y dentro de ese océano. 

Las Constelaciones forman un conjunto de soles, identificados de forma vibratoria, que se equilibran entre sí, en un mismo campo magnético propio, moviéndose juntos y agrupados en ese mismo océano. 

Cada sol, que tiene su propio campo magnético, arrastra a su alrededor el conjunto de planetas que forman el cortejo, presos a su campo magnético. Cada planeta mantiene presos a sus satélites y, tanto los planetas como los soles, como las Constelaciones, como las Galaxias, todo está sumergido en el océano a que nos referimos, que representa el Campo magnético fundamental generado por la voluntad del Creador, de Dios nuestro Padre. 

La materia está formada de partículas infinitamente pequeñas, indestructibles que se llaman átomos. A = PRIVATIVA – Tomo = CORTAR. 
Los átomos se agrupan en un número más o menos considerables para formar moléculas que se mantienen unidas por la fuerza de la cohesión. 

Los átomos y las moléculas se separan unos sobre los otros por espacios relativamente enormes, por los cuales circula un fluido, un éter que, a su vez no es más que la materia en un estado más sutil. 

El Fluido Universal sería considerado como el verdadero "átomo principio", el protoplasma de la materia sólida, liquida o gaseosa. 

El fluido cósmico circula libremente entre los espacios dejados por los átomos y moléculas, lo ínter penetra. La materia mental a su vez ínter penetra la astral en las mismas condiciones. 

En el libro de Héctor Durville, "Magnetismo Personal", él nos dice que, para explicar como muchas formas de materia considerada, según su grado de división, pueden ocupar el mismo espacio, pone un ejemplo claro: Supongamos una cavidad cualquiera llena de piedras, éstas piedras representan la materia en sus diferentes estados, pero no ocupan todo el espacio que le es reservado, hay entre ellas huecos que pueden ser cubiertos de arena. Esta arena representaría la materia mental penetrando. El agua deja aún entre sus moléculas, espacios que pueden ser ocupados por el gas, de lo que se comprende que la materia mental puede, a su vez, ser penetrada por otra materia aún más sutil. 

Artículo de Rafael Arias Martín 

Miembro fundador del Centro Espírita Allan Kardec de la ciudad de Málaga - España

                                 ********************